¿Cómo evitar los riesgos ergonómicos del trabajo remoto?

¿Cómo evitar los riesgos ergonómicos del trabajo remoto?

 

La situación laboral ha cambiado drásticamente en los últimos meses. Nadie esperaba que se desencadenara una pandemia y en forma inmediata las empresas debieron adoptar el trabajo remoto ante la cuarentena impuesta por los distintos gobiernos para evitar la propagación del virus. Nuestra forma de trabajo cambió de la noche a la mañana y debimos adaptar nuestro hogar como una oficina para cumplir con nuestras labores.

¿Sabes cuáles son algunos de los riesgos ergonómicos de no contar con un espacio adecuado para trabajar en casa? Te contaremos algunos puntos importantes a tener en cuenta para que desarrolles tu trabajo sin ningún riesgo de salud y puedas mejorar tu productividad en tus actividades.

Los principales riesgos ergonómicos se pueden agrupar en tres categorías: físicos, ambientales y aspectos psicosociales.

Riesgos físicos

Estos riesgos son los más habituales al momento de trabaja en remoto. Se relacionan principalmente con el espacio de trabajo. El diseño de la silla y mesa de trabajo son muy importantes para garantizar una correcta postura al sentarse. En este contexto, los problemas más habituales son: trastornos músculo-esqueléticos, fatiga visual y estrés.

Para evitar molestias te damos algunas recomendaciones respecto a tus materiales y espacio de trabajo:

  • Silla de trabajo: La silla debe permitir la movilidad de la espalda y piernas, así como adaptarse a los movimientos de la persona. ¡Debes estar totalmente cómodo para trabajar! Es fundamental que la silla esté estable y llegue, como mínimo, hasta la parte media de la espalda para que brinde soporte a la espalda.
  • Mesa de trabajo: El portal Edén indica que la altura de esta mesa debería ser entre 72 y 75 cm y como mínimo 160 cm. de ancho por 90 cm de profundidad. Estas medidas pueden variar dependiendo de la estatura del trabajador, pero se debe considerar la comodidad y la movilidad al trabajar frente a la computadora o laptop.
  • Uso de PC o laptop: Dependiendo de cuántas horas al día se trabaje, te sugerimos seguir estas recomendaciones para evitar la fatiga visual. El portal Gosst menciona que, si usas tu laptop entre 2 a 4 horas, es necesario contar con un soporte para elevar la pantalla (podrías utilizar algunos libros como apoyo). Por otro lado, si trabajas más de 4 horas, será necesario que cuentes con un teclado y mouse independientes, así como considerar la utilización de un Smart TV para apoyarte con eso.

Riesgos ambientales

Las zonas mal iluminadas, con exceso de temperatura o ruidos molestos pueden causar grandes molestias a la hora de trabajar, pero ¡no te preocupes! con estos tips puedes mejorar tu forma de trabajo y sentirte motivado al empezar tus actividades.

riesgos de temperatura en el trabajo

  • Temperatura: Para que puedas trabajar con mayor comodidad, procura estar en un ambiente ventilado. Se recomienda que la temperatura sea entre 17 y 26º centígrados y la humedad entre el 30 y el 70%. Si es posible, puedes adquirir algún aire acondicionado, ventilador o calefacción para que puedas trabajar cómodamente. Otra buena opción es tener a la mano una casaca o polera en caso sientas frío y también una botella de tu bebida favorita para siempre estar hidratado y con energías.
  • Ruido excesivo: Al trabajar en casa no podemos controlar los factores externos, entre los que están los ruidos que pueden ocasionarse por actividades de los vecinos, el tráfico de los autos, construcciones, entre otros. Te recomendamos agendar con anticipación tus reuniones virtuales para evitar cualquier interrupción, asimismo, procura trabajar en un ambiente aislado de tu habitación, sala o estudio. El uso de audífonos también será de gran ayuda para mejorar la calidad del audio al momento de trabajar.
  • Iluminación: Trabajar con luz natural es lo más adecuado, pero en ocasiones necesitarás contar con apoyo de alguna lámpara si es posible para reforzar la iluminación propia de tu espacio de trabajo. Además, no deben existir sombras incómodas en tu pantalla, por ello, será necesario que ubiques tu escritorio de trabajo en un espacio donde llegue la luz natural y evites reflejos.

Riesgos psicosociales

La situación en la que nos encontramos es complicada, sin embargo, la correcta comunicación con tu equipo de trabajo, ayudarán a reducir el estrés y organizar mejor las tareas.

Los problemas psicosociales se producen cuando las personas cuentan con una carga excesiva de trabajo y sus horarios no están bien establecidos. Al realizar trabajo remoto, también deben realizar tareas domésticas y en algunos de los casos estar pendientes de las tareas de los hijos, la limpieza del hogar, entre otras actividades. Todas estas responsabilidades si no son bien organizadas, provocan estrés, nerviosismo, ansiedad e incluso problemas físicos como cefaleas o malestar digestivo. ¡Con estos tips podrás sentirte más aliviado y organizado!

Trabajo en equipo

  • Trabaja en equipo: El trabajo remoto ha traído grandes desafíos a los equipos, pero de la mano podrán superarlos y mejorar la productividad en sus objetivos. Reúnete con tu equipo de manera semanal para programar las tareas de la semana y hacer checklists de los progresos que se han realizado. Además, es bueno tener reuniones diarias con tus partners para estar alineados en cuanto a las actividades que realizarán.
  • Pausas activas: ¡No olvides tomarte un respiro! Realiza pausas activas para cambiar de postura y refrescar la mente. Puedes darte un tiempo para prepararte un café o un snack para volver a tus actividades con energía. También es importante que realices ejercicios de movilidad articular, de estiramiento y de relajación.

estiramiento en el trabajo

Algunos ejemplos de ejercicios que recomienda el portal Infobae son:

  • Girar la cabeza hacia el lado derecho hasta que el mentón quede casi en la misma dirección que el hombro.
  • Inclinar la cabeza hacia atrás, permaneciendo en esa posición por cinco minutos.
  • Movimientos circulares de cadera (para evitar hernias discales o dolores lumbares).
  • Ejercicios de estiramientos: elevando hombros hasta los 90° y con el otro brazo así como ejerciendo leve presión en los codos.
  • Encoger los hombros hacia las orejas y sostenerlo por 10 segundos.
  • Realizar movimientos circulares de tobillo hacia ambos lados con cada pie.
  • Estirar los brazos hacia al frente, juntar las palmas de las manos y realizar movimientos hacia abajo y arriba.

Luego de informarte acerca de los riesgos de no contar con un espacio adecuado para trabajar, ¿qué cambiarías en tu espacio de trabajo? ¿realizas pausas activas para mantenerte motivado y cómodo al trabajar? Te recomendamos anotar en un cuaderno las herramientas y actividades que aún no has puesto en práctica para empezar a realizarlas y asegurarte de mejorar tu productividad en el trabajo y cumplir con tus objetivos. ¡Manos a la obra!

Por: Brando Sánchez Rodríguez

 

(Visited 8 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *