Colectividad y transparencia: las bases para superar una crisis

Sin categoría

Aunque el teletrabajo ha sido un alivio para muchos en plena pandemia, trabajar de forma remota puede crear un desgaste profesional, destaca Mariona Campmany, directora de marketing en Mytek Systems. Para marcar la diferencia en este momento, las empresas necesitan tomar algunas medidas, como no sobresaturar a sus empleados y ser transparente. Otro punto importante es hacer conexiones a través de la parte humana y priorizar la salud de los colaboradores, dice la especialista.

Leía recientemente que el teletrabajo ha supuesto un alivio tanto para empresas como para trabajadores en los últimos meses. Hasta el 34% de los empleos se han realizado en remoto y eso ha permitido a muchas compañías mantener su actividad económica sin tener que recurrir al mecanismo del ERTE. Hasta aquí todo bien.

Los inconvenientes vienen ahora: trabajar desde casa ha evidenciado aún más las desigualdades de género y de clase en el hogar, y también ha servido para mantener a los empleados ‘conectados’ las 24 horas del día a su trabajo. De ahí un claro desgaste profesional, reconocido por la OMS como síndrome de Burnout, un trastorno emocional vinculado al ámbito laboral que aparece como consecuencia de una situación de estrés constante y que repercute negativamente en la salud física y mental.

Con el teletrabajo, esta enfermedad se abre paso, y el porcentaje de españoles que lo padece se ha disparado desde el 60% hasta el 75% en el último año, según el último estudio de la empresa de seguros de salud Cigna. Prevenirlo desde las organizaciones es vital para evitar problemas en la calidad de vida y productividad de las personas. Porque, al final, esta fatiga digital está repercutiendo de forma directa en el día a día de las compañías.

Ahora todo lo hacemos online, pues no queda otra, y entre todos deberíamos ser capaces de construir un entorno virtual en el que nos encontremos cómodos y no agobiados; en el que podamos sentirnos participativos y no silenciados; en el que podamos estrechar lazos y no distanciarnos; y en el que, por supuesto, podamos aportar valor, sin sentirnos discriminados.

La agenda se llena de reuniones de Zoom, de webinars y de mensajes que acostumbran a ser unilaterales y, en consecuencia, fríos, distantes y poco o nada estimulantes. Es un contexto complicado y todos somos conscientes, por eso es tan importante desarrollar empatía, ser transparentes y generar una comunicación bilateral entre empresa y empleado, y también entre empresa y cliente.

Porque, seamos claros, nuestros clientes están pasando por una situación similar a la nuestra. Siendo conscientes de ello, debemos trabajar en consecuencia y crear puentes con ellos desde la originalidad y la cercanía. Debemos construir relaciones conscientes de los problemas que vivimos, para así crear soluciones y servicios adaptados, que entiendan y asuman que la situación no está siendo fácil para nadie.

Es la hora de aportar valor, más que nunca

En tiempos de ‘burnout’, valor añadido.

Me siento orgullosa cuando pienso en todo lo que estamos trabajando desde Mitek para tratar de generar contenidos que sean relevantes para nuestros clientes, dando siempre algo a cambio, con una clara diferenciación en relación con nuestros competidores para convertir un evento que podría ser uno más de la lista en uno realmente interesante, elevado a la categoría de experiencia.

‘Business is business’, por supuesto, pero es importante no sobresaturar, aunque ello implique crecer menos. No pasa nada. Prioricemos la calidad sobre la cantidad y parémonos a pensar si lo creemos necesario. Hagamos que el cliente participe en los procesos, creando relaciones bilaterales. Conozcámonos mejor, empaticemos. No nos diferenciemos por precio, sino por valor. Estemos en el lugar exacto.

Seamos transparentes y establezcamos conexiones a través de la parte humana. Lo necesitamos todos para que esto vaya bien. Regresemos a los fundamentos para protegernos. La salud de los empleados no solo depende de la relación con su propia empresa, sino también con aquellas que son cliente. Tengámoslo presente. Y reimaginemos, constantemente, ya no solo para la etapa que vivimos, sino para la que está por venir.

La digitalización ha venido para quedarse.

Por: Brando Sánchez Rodríguez
(Visited 14 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *