La presencia de las tecnologías es cada vez más apreciada en el entorno que nos encontramos. Mucho tiene que ver con que las problemáticas se van haciendo más sencillas debido a los avances tecnológicos incorporados.

Sin embargo, la tecnología no se ha quedado estancado; cada que sale un nuevo producto o servicio, no tarda mucho tiempo para que otro venga con nuevas características, o en su defecto, de igual composición, pero con un impacto económico menor.

De ahí reside una de las grandes pautas para un ingeniero: El dominio de la programación. Se ha visto que existen interminables programas que tienen diferentes aplicaciones: los que van desde los enfocados a la mercadotecnia hasta los enfocados al desarrollo e implementación de ingenierías.

De alguna forma, cuando una persona comienza a programar, se puede decir que se está creando a un posible creador o innovador del futuro. No es solo el escribir líneas de texto, es desarrollar en el alumno capacidades para el desarrollo de procesos secuenciales, y en cierta manera, comenzar a desarrollar actividades cotidianas (por mínima que ésta parezca) bajo un proceso estructurado con un inicio y un final alcanzable.

En la Universidad Interamericana, se están desarrollando estas habilidades y destrezas en el campo de ingeniería, en la que los alumnos comienzan a establecer la solución a problemas, primero que permitan entender el principio de lo aprendido, para después enfocarlo en el problema de las problemáticas del entorno.

 

Elaborado por: Luis Antonio Cua Catzin.

Puebla, Puebla, 03 marzo 2018

 

 

(Visited 1.763 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *