Innovación en la tecnología.

 

La tecnología es el conjunto de conocimientos teóricos y aplicados sobre los cuales se desarrollan productos y servicios con el objetivo de mejorar las condiciones de vida de las personas. Sin embargo, el constante avance de ideas y el imparable desarrollo de los conocimientos y en consecuencia la exigencia social de nuevos productos y servicios que satisfagan no solamente sus necesidades básicas, que debería ser el mayor reto de nuestros días, sino también una serie de requerimientos “experienciales” que la misma tecnología implica, ha provocado que surja un nuevo paradigma en el desarrollo de los productos, este paradigma se refiere al diseño y desarrollo tecnológico en función de la innovación, la cual podemos definir como el proceso de identificación y/o creación de necesidades por cumplir.

Los productos y servicios actuales son diseñados bajo un enfoque multidisciplinario, por lo que se observa de manera inmediata la necesidad de la profesionalización de la innovación tecnológica, es decir, en el contexto actual un profesionista que solamente se preocupe por adquirir o actualizar los conocimientos propios de su profesión, se verá en desventaja competitiva, es necesaria entonces la formación en aspectos de innovación lo que implicaría un esfuerzo dirigido a romper maneras de pensar y aceptar lo inusual, lo anterior con el fin de lograr una compenetración multidisciplinar que permita afianzar el medio de comunicación entre los implicados en los procesos tecnológicos (desarrolladores-marketing-consumidores), con el objetivo final de desarrollar tecnología aplicable e innovadora.

La profesionalización de la innovación tecnológica y el desarrollo multidisciplinario produce beneficios a todo lo largo de los procesos de desarrollo de productos y servicios. Existen en la literatura varias propuestas del proceso de desarrollo del producto, pero tomando en cuenta el proceso genérico propuesto por Ulrich y Eppinger1, se infiere que la innovación puede ser aplicable en todas las fases de cualquier proceso y en consecuencia produce beneficios no esperados. En específico, en la fase de planeación de un producto tecnológico el cual es intentar insertar en un mercado existente o crear uno nuevo, la innovación desempeña un papel muy importante, y su importancia va más allá que solamente en los aspectos tecnológicos, si no, también, en los aspectos administrativos, productivos y de marketing que involucran al producto. La innovación es sin duda una característica requerida en el desarrollo de tecnología, sin embargo, surgen dos retos importantes:

  1. – Cómo lograr que la innovación se encapsule de tal manera que podamos llegar a aplicarla de forma metódica.
  2. – La innovación como factor para resolver aspectos globales, por ejemplo, su aplicación desde un aspecto tecnológico en el cuidado del medioambiente.

Tomando en cuenta el primer punto, resulta algo utópico esperar que algo que surge de manera espontánea, se pueda conceptualizar, de tal forma que podamos abstraer su esencia y logremos identificar los pasos por los cuales se produce un pensamiento innovador, sin duda alguna este un es un reto sobre el cual se debe trabajar. Pasando al segundo punto, resulta importante poner al servicio de los problemas globales todos los avances tecnológicos recientes y crear conexiones entre áreas que parecieran estar totalmente desconectadas, tal es el caso de la biotecnología, la biomecánica o la ergonomía.

La innovación en la tecnología no es fácil y para lograrla se requieren cubrir algunos aspectos importantes, entre estos se pueden mencionar:

  1. – Un sólido y basto conocimiento en el área de profesionalización.
  2. – Un contacto continuo con otras áreas del conocimiento.
  3. – Desarrollar una sensibilidad a las necesidades y a los aspectos que pasan inadvertidos a los usuarios de productos y servicios. En la universidad Interamericana trabajamos para que nuestros estudiantes desarrollen los aspectos mencionados y en consecuencia logre tener ventajas competitivas en su área de especialización. La manera en que cubrimos el aspecto mencionado es mediante una formación teórica-práctica fuerte y de excelencia en las aulas y en las plataformas tecnológicas usadas por la universidad. Por último, la universidad inmersa en un mundo de constante movimiento y de surgimiento de nuevos conocimientos, se preocupa permanentemente en la modernización de sus programas educativos, de tal forma que estén a la vanguardia y produzcan profesionales que cumplan las exigencias nacionales e internacionales.

Manuel Osvaldo Arzola de la Rocha / Universidad Interamericana

Conoce más sobre Ingeniería industrial y de sistemas

(Visited 330 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *