Trump : reformas establecidas para los migrantes, construcción del “famoso muro”

Turismo

Hablar de turismo es sentir arte, historia, cultura, música, es deleitarse de exquisitos platillos con sabor a otras épocas.
Turismo es la conexión entre civilizaciones, la esencia y espíritu de un lugar plasmado a través de sus recursos, sus atractivos y su gente misma.

La fusión de turismo y México como país es un tema bastante extenso y a su vez un tanto controversial; si bien, el también conocido como “el cuerno de la abundancia”, cuenta con un bagaje cultural amplio, hermosos y variados ecosistemas y qué decir de su gastronomía que incluso es considerada como Patrimonio Cultural Intangible de la Humanidad (UNESCO, 2010), son elementos que sin duda alguna se podría decir que conformarían el sistema turístico perfecto para perfilarse como el mejor destino turístico del mundo y por tal agilizar y estabilizar la economía de la nación. ¿Utopía?, quizás cada persona en su área defienda su labor y la importancia que su profesión tiene, aunado a querer perfilarla como la “cura” para hacer que México pueda crecer y posicionarse como una de las mejores economías mundiales.

Más allá de ello, como Turísmologa, analizando los datos que día a día aparecen en las noticias, la situación que se vive actualmente, considero que se tiene un vasto panorama para poder aprovechar los elementos que este país tiene a través del turismo. Para reforzar dicho argumento, es preciso hacer mención que las tres principales fuentes para el PIB (Producto Interno Bruto) son: el petróleo, las remesas y en tercera plaza se tiene el sector turístico.

Como bien se sabe, el petróleo es una fuente finita y sin duda alguna, representa actualmente una gran problemática que impacta directamente en las finanzas de cada individuo en la República Mexicana. El alza del crudo y las nuevas reformas, han traído consigo inconformidades por gran parte de la sociedad y más allá de ser una simple molestia, ha generado disturbios sociales muy grandes, hambre, desempleo, desesperación. Vaya, dejar que el eje central del sistema siga siendo este recurso, es como si se quisiera solamente dar un “mejoralito” a un niño que tiene apendicitis.

Por otra parte, en segunda fuente se tienen las remesas. Ojo del huracán en lo que se lleva de los primeros meses del año, dada la entrada de Trump como presidente de los Estados Unidos de América y las reformas que ha establecido para los migrantes así como el acuerdo que ha convenido para la construcción del “famoso muro”. Con lo que se tendría que replantear si estar a expensas del país vecino es solución para un México que requiere renovarse, crecer, impulsarse, dejar atrás viejas costumbres y sorprenderse así mismo.

Una vez expuestas las dos primeras fuentes que contribuyen al PIB, veamos qué sucede con el sector turístico. 10 Ciudades Patrimonio cultural de la Humanidad (UNESCO, 2017), 111 pueblos mágicos (SECTOR, 2017), patrimonios naturales e intangibles, calidez humana que enamora y envuelve en una atmosfera familiar, pero sobre todo que siempre contagia de su buen humor, mismo que hace “burla” incluso hasta de la muerte, claro, no faltándole al respeto sino construyendo un misticismo único que se adhiere también a la cultura.

Todo ello como parte de la estructura turística de un sistema tan variado que asombra tanto al extranjero como a los propios mexicanos cuando se desplazan de su región a cualquier otro de los 31 Estados que conforman el territorio. Siendo entonces tan variado, ¿Qué sucede?, ¿por qué un destino sin playa, sin tanta diversificación como lo es Paris, se encuentra en el primer sitio del ranking mundial con afluencia turística?, ¿Qué le falta a México?

Se trata de diversificar los productos, romper paradigmas, encantar, apasionar, hacer vivir experiencias únicas. Para ello será necesario crear una sinergia con las distintas áreas de estudio, fructificarse de nuevas tecnologías y poner manos a la obra, darle valor agregado a los elementos existentes, beneficiarse de los nuevos nichos de mercado, prestar atención a aquellos que están siendo desaprovechados como lo es el turismo inclusivo (para personas que cuentan con algún tipo de discapacidad), innovar, crear, reinventar.

¿Difícil?, quizás, mas no imposible, es un trabajo colaborativo, inclusivo, sustentable y sí, con este último punto también es debido destacar la importancia del equilibrio económico, ecológico y social que dicha labor requiere, ya que cada una de estas esferas no puede estar sin la otra para entonces lograr el cometido “ideal”. Es prudente señalar que no existe como tal sociedad “color de rosa”, el ser humano es perfectible, no perfecto. El reto será no perder la visión.

A nivel Estatal se tienen cooperativas sustentables como lo es el caso de Tosepan, quien ha logrado constituirse como uno de los mejores productos turísticos de Cuetzalan del Progreso, contando con servicio de hospedaje, creación de fuente de empleos, educación financiera, cuidado ecológico, entre otros aspectos que contribuyen al crecimiento del municipio. Biólogos, arquitectos, médicos, veterinarios, administradores, artesanos, técnicos, entre otros profesionistas convergen en él.

Si bien, se trata de un cambio paulatino, el sector turístico requiere de propuestas, proyectos que colaboren a su aprovechamiento, pero sobre todo se necesitan personas con visión, pasión y positivismo que produzca y pula a un México que asemeja a un diamante en bruto. Es hacer turismo con México.

Rosalba Jaime / Universidad Interamericana

Conoce más sobre Turismo

(Visited 57 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *